Un trabajo en tiempo de crisis

1162026_business_decision

Por: Karin Caballero de TrabajoPlus

Que te digan “el trabajo es suyo” despúes de una entrevista es una gran satisfacción, y más ahora que estamos en la llamada recesión. Pero que sucede cuando en realidad ese trabajo no es de nuestro agrado, hay pensar dos veces antes de aceptar la primera propuesta.
Lo mejor es hacer una balanza entre lo que hay y los que nos gustaría tener, todo esto dependiendo de las estadísticas de desempleo, nuestro futuro, nuestra estabilidad y cosas básicas como el salario y las razones.
Todo esto es más fácil cuando estamos desempleados el problema nace cuando quieres cambiarte de empleo, te gustaría conseguir algo mejor o cuando tienes años trabajando en una empresa y te despiden vas a querer ganar el mismo salario y tener las mismas condiciones.

Para seguir en esta travesía laboral de manera deseable hay que tomar ciertos puntos bien claros, si la posición ofrece un camino para el progreso más si estamos comenzando nuestra carrera laboral, evaluar si el trabajo nos permitirá aprender o mejorar habilidades útiles a nuestros objetivos profesionales. Analizar la descripción del puesto le ayudará a entender cual será su futuro, como gerente de la empresa y si logrará cumplir estos objetivos.

Así saber si la empresa tiene misiones claras y ojetivos bien definidos, conocerlos y ver si encajamos en ellos. Si la compañia responde a las tendencias actuales tendrá una clave y de seguro cumplirá sus logros.

Para aceptar un trabajo en tiempo de crisis también debe fijarse en la cultura de la empresa, cuando visite la oficina por la entrevista trate de ver si la gente parece feliz en su trabajo. Verificar si la empresa a obtenido reconocimientos como mejor empresa para trabajar.

Investigar por medio de noticias o internet la solidez de la empresa, no queremos entrar a una empresa y salir al poco tiempo por estado de quiebra; aunque no siempre información contenida con despidos o bajos ingresos quiere decir que la empresa dejará de existir, sino que es un cambio positivo aún así debe tener confianza en asumir tal riesgo.

Para estar bien con nosostros mismos y con la empresa no se deben comprometer los valores, la pasión y la metas profesionales propias de nuestra persona, incluso sino nos sentimos desesperados, comprender que los tiempos son duros y lo más probable usted haga algunas conseciones para su próximo trabajo.

Simplemete recuerde que es mejor conformarse con un salario inferior en un trabajo que le puede entregar nuevos objetivos. Utilizar los recursos y sistemas de apoyo finacnciera y no llegar a la tensión emocional de la pérdida de empleo, y mantener sus planes de carrera.

Sólo usted sabe si un puesto de trabajo llena con chispas su curiosidad o líneas de visión para su vida. Ser valiente y pasar una oportunidad si no se siente bien. Después de todo, una oferta mejor podría ser sólo un par de entrevistas de más.

Escribe una respuesta