¿Realmente Necesitamos Más Egresados Universitarios?

por: Juan Antonio Guerrero Cañongo

Tengo poco tiempo para hacer cosas relacionadas con el ocio, por eso ver televisión es casi imposible para mi, afortunadamente, ya que como decía el actor estadounidense Groucho Marx, “encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro”.

Pero hace poco vi un programa en ella. Era uno sobre detectives que resolvían casos por sus conocimientos en criminalística. El programa no es malo, lo discutible es el mensaje –sin desearlo (espero) – que dan a la audiencia: necesitamos más como ellos para resolver los crímenes actuales.

Entonces recordé a una universidad que anuncia su carrera en criminalística con este eslogan: “la delincuencia está incrementándose… ¡urgen criminólogos!”. Tampoco estoy en contra de la universidad que la usa, es más, hace un año impartí clase en una que ofrecía esa licenciatura.

Lo que discuto en este artículo es que el mensaje se distorsiona.

Muchos jóvenes ingresan a las universidades deseando egresar con un trabajo seguro, pero pronto se desilusionan al darse cuenta que hay miles como ellos buscándolo también.

Ellos se enfocaron en el fin, no en el proceso, es decir, creyeron que una universidad les daría la posibilidad de trabajar y así poder ganar dinero, pero no se dieron cuenta de que ella les ofrece el medio para hacerlo, no el trabajo en sí.

El conocimiento es el proceso, pero creen que con un título universitario lograrán alcanzar sus metas, haciendo a un lado el aprendizaje, por sólo “pasar” las materias para adquirir el papel que los distinga como “profesionales”.

Una persona me acaba de decir que su hermano es egresado universitario y no tiene empleo desde hace mucho tiempo, por más que lo busca, no lo encuentra. Lo que yo le respondí es “¿por qué no crea un empleo?”, ella me miró asombrada pero dudo que se lo diga a su hermano.

Otra vez es el fin el que aparece, no el proceso: si yo no tengo empleo, algo he hecho mal para tenerlo, no es que un título universitario me lo consiga, sino YO debo conseguirlo.

Las horas que pasa en universidad un joven deberían también servirle para aprender cómo utilizar sus conocimientos adquiridos en el mundo laboral, no sólo para aprobar sus materias y así conseguir un documento.

Por los libros que tengo escritos sobre Orientación Vocacional me invitan mucho a radio y televisión, en ellas siempre me preguntan algo similar: “¿Cuáles profesiones son las más saturadas?”, aunque siempre les doy un listado de 10 de ellas, ya estoy pensando contestar: “todas”.

Esa es la verdad, hay muchas personas en todas las carreras, esperando ganarse un lugar en el ambiente laboral, pero sólo lo conseguirán si dejan de pensar que egresar de la universidad es el requisito indispensable para obtener un empleo.

Los jóvenes deben dejar de pensar así para concentrarse en aprender realmente, para saber cómo usar los conocimientos adquiridos en el mundo laboral. Ese es el reto.

¿Realmente necesitamos más egresados universitarios? No, urgen profesionales que generen empleo, incluyendo el propio.

Sobre el Autor

Juan Antonio Guerrero Cañongo es Escritor, psicólogo e instructor, creador de la neuroinducción. Autor de 11 libros, de diversos temas y publicados por editoriales como Mc Graw Hill (México), Editorial Panorama (México), Corona Borealis (España) y Almuzara (España). Editorial Almuzara de España ha publicado su último libro: “La hormiga que bailaba durante el invierno“, que contiene relatos metafóricos para atraer la abundancia. Conoce más de él en su página: http://www.canongo.com

(Articuloz SC #2948213)

Fuente – http://www.articuloz.com/sugerencias-articulos/realmente-necesitamos-mas-egresados-universitarios-2948213.html

Escribe una respuesta