El verdadero Trabajo en Equipo

Para que en realidad se pueda trabajar en equipo lo primero que hay que tener es un grupo de personas competentes (con el conocimiento, las habilidades y la motivación para hacer bien lo que deben hacer) y deben existir los siguientes requisitos:

  • Que todos los miembros del equipo mantengan relaciones interpersonales respetuosas basadas en el rol laboral.
  • Que el logro de los objetivos motive a todos los integrantes
  • Que todos los miembros del equipo se consideren importantes en la consecución del resultado final del trabajo del equipo
  • Que todos los miembros del equipo sepan funcionar en ausencia de los directivos
  • Que todos los miembros del equipo tengan sentido de pertenencia
  • Que todos los miembros del equipo conozcan sus funciones y responsabilidades
  • Que todos los miembros del equipo respeten las jerarquías existentes
  • Que todos los miembros del equipo respeten la autoridad
  • Que todos los miembros del equipo tengan autodisciplina (no requieran supervisión constante)
  • Que el reconocimiento por los logros sea para todo el equipo

Cualquier grupo de trabajo que cumpla los requisitos antes mencionados puede considerarse un verdadero equipo de trabajo.

Pero para lograr lo anterior, lo cual normalmente no es sencillo, puede hacerse con las siguientes recomendaciones:

Lo primero es que todos entiendan la importancia de lo que hacen como equipo y la   imposibilidad de lograrlo sin la participación individual, por muy pequeña que sea. (Por ejemplo: en una empresa de telecomunicaciones, los técnicos son muy importantes, pero si el personal de servicio al cliente no no lo brinda adecuadamente, no es una buena empresa para sus usuarios o clientes finales).

Se deberá delimitar las funciones de cada quien para que no se dupliquen ni se desperdicien esfuerzos, ni se produzcan intromisiones profesionales. Es indispensable que los directivos (o los líderes de los equipos) sean abiertos a brindar a estimulo y reconocimiento ante cualquier acto que haga un miembro del equipo y que sea un aporte a la cohesión y buen funcionamiento del mismo. No esta de más ofrecer un estimulo material cuando la situación lo requiera. Individualizar al trabajador y respetarlo en todo momento en su integridad física y moral, es un elemento fundamental para formar equipos de trabajo ejemplares. Llamar a las personas por su nombre y saber quienes son, preocuparse por el trabajador como ser humano (padre, hermano, esposo) y sus familiares fortalecerá la satisfacción, la motivación y la cohesión a los objetivos coprorativos. Retroalimentar a las personas sobre los errores que puedan llegar a cometer y dar recomendaciones a futuro, al igual que retroalimentar sobre el desempeño individual y grupal, son elementos que le permiten a cada persona y al grupo en general a ir monitoreando su gestión, saber que están haciendo bien y en que debe esforzarse un poco más.

Confie en las capacidades y el criterios de las personas. Comprometalos a que trabajen bien, reconociéndoles la importancia de lo que hacen y siendo ejemplo y modelo de calidad humana y profesional.

Para conocer más sobre este tema y otros de interés en Psicología Organizacional o clínica o para hacerme una consulta personalizada on line, visita mi web www.psicologiaycoach.com/blog

Visita www.psicologiaycoach.com/blog para conocer más sobre este tema y otros relacionados con Psicología o para hacerme una consulta on line

Fuente del artículo http://www.articulo.org/4852/mpguzman

Escribe una respuesta